El 1er año cuando tuve que festejar el 10 de Mayo sin mamá fue muy complejo porque todavía estaba desconcertada por la rápida Ida de mi mamá, no tenia el animo para festejar.

Antes era dividir lo que recibía con pensar cómo y que le daré a mi mamá, me gustaba planear con meses antes su regalo y siempre le daba algo que yo quería darle y que ella pensaba que era un lujo y lo otro que ella me decía que quería y necesitaba. Y ese día comíamos en algún lugar y era el festejo de ambas porque mi niño era pequeño.

El los Siguientes años empecé a ver el festejo diferente porque ahora estaba enfocada en solo recibir, en vivirlo con mi hijo de la manera que era, en disfrutar los festivales y los festejos 100% para mi.

No es un tema fácil de solo pensar en mi porque cada año pienso en cosas que le hubiera comprado y que le hubieran gustado, aunque aveces hablo con ella en secreto y le pregunto que le gustaría, ahora veo un bello atardecer, una luna llena, un colibrí, una comida rica y se que está ahí, es chistoso cómo se manifiesta y se que es ella la que me habla y me da esos regalos.

Creo que la pérdida de una mamá nunca se supera, nunca deja de estar porque su cariño es tan grande que aun en su ausencia se siente y hasta se vive. Hoy la vida se ve diferente porque esa ausencia es grande

Hoy si volteo para atrás pienso que quedaron muchos abrazos pendientes porque nunca son suficientes, muchas platicas que no terminamos, hubiera querido darle más y tenerla mas tiempo con nosotros y se que es egoísta de mi parte pensar sólo en mi por querer tenerla pero es inevitable no pensar y sentirlo

Los 10 de Mayo si son muy distintos y no deja de pesar el que no tenga a quien festejar, pero siempre podemos encontrar este cariño reprimido de una abuelita cercana, he tratado de que mi niño festeja a su abuela paterna y que sea detallista siempre en las fechas especiales, entonces buscamos como tener esta cercanía.

Quiero mandarles a todas las mamás que no tiene una mamá en este plano material y trascendió al espiritual, un gran abrazo de solidaridad y empatía a ustedes, porque aunque lleven muchos años sin una mamá a quien festejar quiero decirles que nos toca, nos toca que nos apapachen que nos procuren que nos pregunten que queremos de regalo y sea un día de mucho amor porque lo merecemos y porque nunca será suficiente, yo veo a muchas mamás que no dejan que sus hijos les den regalos o gasten en ellas, señoras la misma biblia lo dice y “es el primer mandamiento con promesa”. El primer mandamiento  que Dios dio y el cual contenía una promesa era ¡el mandamiento de honrar a los padres! Y en verdad ¡qué promesa! ¡Se prolongarán sus días y les irá bien! Bueno, aquí hay algo para tu hijo: honra a tus padres y eso es lo que sucederá.

Y esto es que te procuren que te cuiden y estén ahí con sus palabras, es decir deja que tu hijo pueda tener esa promesa por su bien y para que le vaya bien siempre.

El amor es nuestra naturaleza porque hoy no importa la religión o nivel socioeconómico ni edad, todos estamos en casa y es así que nuestra manera de demostrar nuestro amor es distinta. Mamás sin mamá muchas felicidades y que las festejes como solo ustedes se te merecen.

Mini Cart